Algo que  tenemos que aprender o re-aprender es a recibir lo que la vida nos prepara, ya que puede llegar a sorprendernos de manera que no entendemos o que no nos imaginamos. Por ejemplo el año 2020, para muchos de nosotros tan esperado, algunos quizás soñaban con el baile de graduación, el quinceaños, un viaje de vacaciones o en mi caso los 30 años, sin embargo, algo nos sorprendió y cambió los planes.

Este año ha sido de grandes retos y transformaciones, la vida nos ha puesto una prueba y tenemos la potestad de elegir como afrontarla, para unos es más difícil que otros, y es totalmente válido y normal que por momentos te desesperes, sientas ansiedad o temor y estoy segura que si estás por cumplir 30 o ya llegaste, te puedes identificar con mi experiencia.

“Cada cumpleaños es un regalo. Cada día es un regalo”

– Aretha Franklin

"Cada cumpleaños es un regalo. Cada día es un regalo"-Aretha Franklin

Confesiones Del Tercer Piso

Desde el año pasado me encontraba considerando varias posibilidades de como recibir esta vuelta al sol tan importante, y cuando por fin me decidí, llegó la pandemia y con ella la cuarentena…con mi mejor actitud, pensé que ya para julio todo iba a encontrarse mucho mejor.

Algo que tengo que confesar es que, desde hace unos años para acá, el cumplir años me pone reflexiva, me pongo a pensar sobre lo que he logrado, el cambio que he tenido en el último año. Esto me lleva a proponerme nuevas metas para lograr antes del próximo cumpleaños, digamos que es un día importante para mi en todos los sentidos.

Llegada la media noche (en los primeros minutos de mi cumpleaños y después de esperarlos y prepararme) me hice un mar de lágrimas, dentro de mi vulnerabilidad, hice introspección y presté mucha atención a mis propios pensamientos y  entre la mezcla de sentimientos, cayó en mis hombros el peso del  cambio, de pasar de los veintes a los treintas.

“La juventud es un regalo de la naturaleza, pero la edad es una obra de arte.”

-Stanislaw Jerzy Lec

"La juventud es un regalo de la naturaleza, pero la edad es una obra de arte." -Stanislaw Jerzy Lec

La sociedad nos enseña a pensar que a los 20 puedes equivocarte muchas veces, pero al pasar a los 30, como un cambio abrupto te tienes que perfeccionar, a las mujeres nos etiquetan que si no nos hemos casado o tenido hijos es que ya nos está dejando el tren. Y a nivel profesional se espera que esa persona de 30 años ya cuente con una larga trayectoria profesional, posea varios títulos o que sea el dueño de su exitosa empresa, entiéndase por exitosa que gane grandes sumas de dinero.

Créeme, que en ese preciso momento me sentía como una persona mayor que no había alcanzado algunas de esas metas impuestas.  Aunque en la realidad es que a nivel profesional me siento genial  Positivamente me ha dado tanto, he conocido personas increíbles, ver a los clientes  satisfechos y agradecidos me hace sentir feliz, observar como crecemos con nuestros podcast y las alianzas que son tan importantes. A nivel personal he crecido, madurado, transformado, pero no pude evitar tener esa sensación de incertidumbre, de saber que si lo que estoy haciendo es correcto o que pasará si continúa la pandemia, de que de cierta manera, ya no se es tan joven como antes (aunque soy de las que cree que la edad es solo un número), sí, muchas cosas pasaron por mi mente, porque la mente a veces nos puede jugar en contra.

“Al final, no son los años en nuestra vida lo que cuenta, sino la vida en nuestros años.”

-Abraham Lincoln

"Al final, no son los años en nuestra vida lo que cuenta, sino la vida en nuestros años." -Abraham Lincoln

La Influencia De Nuestra Infancia

Desde nuestra niñez somos  absorbemos muchísima información del medio, nuestro cerebro es como una computadora que va guardando información en carpetas, algunas de estas carpetas conforman nuestra personalidad,  es decir, cómo nos comportamos y cómo reaccionamos ante las situaciones. Dichos comportamientos pueden ser conscientes,  pero la mayoría de las veces es nuestro subconsciente el que nos hace reaccionar y sin darnos cuenta le cedemos nuestro control.

Todo eso que vemos y escuchamos a medida que vamos creciendo, lo estereotipos sociales pueden llevarnos a desequilibrar nuestra autoestima y convertirnos en personas adultas frustradas, y donde de cierta manera, se merma nuestra autoconciencia y por ende la autoestima.

6 Estrategias Para Afrontar Los Shocks De La Vida

1. No te culpes si no has logrado alcanzar todo lo que te has propuesto, si no tienes el carro último modelo, o la casa más grande, si aun no tienes hijos o pareja, si por circunstancias no has terminado una carrera profesional o no tienes el trabajo perfecto, si querías ser tu propio jefe y tener tu emprendimiento. No vale la pena gastar energía en lo que no ha sucedido, no te culpes por lo que has tenido que posponer, en vez de eso, concéntrate en que puedes hacer de aquí en adelante, cuáles son tus recursos y plantéate metas realistas, no hay nada más desalentador que querer tener TODO y no haber hecho un plan para organizar todas esas ideas y estrategias. Nunca es tarde para comenzar desde la experiencia, porque nunca comenzarás desde cero.

2. Sé más flexible contigo, suele pasar que nos centramos tanto en lo negativo de la situación que no se ven puntos medios, o es bueno o malo. Por favor, a pesar de las circunstancias, no saques conclusiones precipitadamente, no te centres en lo que no ha sucedido.

“A veces no sabemos valorar lo que tenemos delante. Ocurre, sobre todo, cuando nos miramos al espejo.”-Anónimo

"A veces no sabemos valorar lo que tenemos delante. Ocurre, sobre todo, cuando nos miramos al espejo."

3. Asume tus responsabilidades, es tiempo de reconciliarte contigo, cuida de ti, de tus pensamientos, algo que tiene la vida es que viene con altas y bajas, de hecho, muchas de las personas más exitosas han tenido que pasar por situaciones agobiantes.

4. Agradece todo lo que tienes en este momento, estoy segura que tienes y has alcanzado más de lo que puedes ver, pero no solo me refiero a lo material, que por supuesto que es importante, pero más importante es que puedas agradecer por tu vida, tu salud, tu familia, amigos, experiencias que has ganado, relaciones que te han fortalecido, empleos que te han ayudado a desarrollar competencias tan importantes.

5. Aprende a soltar y dejar ir lo que no te hace bien.

6. Si te caes vuelve a levantarte, busca tu propósito, que lo que hagas tenga sentido para ti y siéntete bien con ello.

“La vida es similar a un rompecabezas, cada pieza tiene una razón, un lugar y un porqué. No insistas en colocar piezas donde no caben.”

Anónimo

"La vida es similar a un rompecabezas, cada pieza tiene una razón, un lugar y un porqué. No insistas en colocar piezas donde no caben."

Conclusiones Finales

Todo lo antes mencionado te prepara para ser una persona resiliente que acepta la realidad, pero que al mismo tiempo se esfuerza por ser mejor, no para encajar en una sociedad, sino, para sentirse bien consigo mismo.

Si en este momento te encuentras buscando empleo, tienes tu propio emprendimiento o buscar una oportunidad de crecimiento donde laboras, ten en cuenta la importancia de la resiliencia, sé ese profesional que afronta las situaciones, a pesar de sentir presiones, avanza.  Que seas resiliente no significa que de ahora en adelante no vayas a sentir estrés.

No te quedes estancado, sé recursivo, proactivo, busca siempre tu mejora continua.

Reflexiona sobre que significa para ti el éxito, la felicidad, el bienestar.

Para mí, no es cumplir lo que los demás dicen que deberías hacer a una edad determinada, sino sentirte satisfecho y seguir trabajando con constancia y dedicación por lo que quieras alcanzar.

 

Gabriela Sánchez Co-Fundadora de Positivamente

 

Un abrazo,
Gaby