Todos o por lo menos la gran mayoría de nosotros, nos  hemos encontrado con compañeros que solo se limitan a ocupar un espacio en la oficina, sin preocuparse por hacer un mínimo de esfuerzo, para culminar con su propio trabajo o ayudar a los demás.

Compañeros que llegan tarde diariamente, o en el peor de los casos, no aparecen en  reuniones de alineación importante. 

Es lamentable para el que debe cargar con todo el trabajo y observa como el otro gana un salario y es lamentable también para esa persona que no trabaja, ya que si bien es cierto, se beneficia de no tener responsabilidad alguna, también demuestra que es una persona que tiene poco interés, sin iniciativa y que no se encuentra desarrollando ninguna competencia.

Que tarde o temprano, recibirá los resultados de sus acciones.

En este artículo nos enfocaremos en el primer grupo, es decir, que si te sientes identificado con el colaborador en quien recae el doble de peso, te estaré compartiendo recomendaciones para que puedas afrontar esta situación.

1.Utiliza la empatía a tu favor

Quizás su comportamiento tiene una explicación y puede solucionarse con tu ayuda. Por lo que te recomiendo puedas encontrar un momento adecuado para conversar con esa persona,  recuerda utilizar las palabras más  adecuadas, para no herir o romper esas conexiones que se puedan dar en el momento y sobre todo, practica la escucha activa, presta atención a lo que le pueda estar ocurriendo a tu compañero.

 

También te puede interesar el artículo: “3 Formas para mejorar la Comunicación en tu Trabajo”

2. Busca Opinión de Otros Compañeros

Busca otras perspectivas, porque la verdad es que a veces no somos objetivos, no todas las personas tienen el mismo grado de responsabilidad que tienes tú. Otros puntos de vista u otras experiencias te llevarán a tomar en cuenta otras soluciones o al final, se pueden unir para conversar con el compañero que no está actuando de la manera adecuada.

Quizás este no lo ve, porque en sus pensamientos su actuación es la indicada y no es consciente de  cómo afecta a los demás.

También te puede interesar el artículo: “Cómo Potenciar Tu Habilidad De Persuasión”

3. Conversa Con Tu Jefe Directo

Al hacerlo, mantén la calma en todo momento, no indispongas, ni seas cruel al referirte a tu compañero(a). Porque lo que tú digas de esa persona, habla más de ti que de el o ella. 

Tu Jefe con su experiencia, puede encontrar en equilibrio y solución a esta situación. 

4. Mira lo que tú puedes hacer, no te frustres

Ningún trabajo es perfecto,  ninguna persona es perfecta, pero algo que te puede decir es que  tú tienes el poder de elegir que te afecta y qué es lo que quieres hacer.

Luchar contra la corriente puede ser muy desgastante y tu bienestar es lo primordial, puedes elegir no prestar atención a la situación, ignorar por completo a ese compañero; puedes elegir también equiparte con las herramientas adecuadas para enfrentar la situación o en última instancia, salirte de ese ambiente y buscar un nuevo empleo.

En cualquiera que sea tu elección, podemos ayudarte.

¡Te ayudamos a conseguir un mejor trabajo más rápido!

¿Sientes que con tantos cambios te estás quedando atrás profesionalmente? Y cómo no sentir incertidumbre, miedo y ansiedad con la semejante transformación por la cual hemos pasado. De hecho acabamos de pasar por un cambio de era.

¡Queremos ayudarte a conseguir esa oportunidad laboral que tanto ha esperado y que sabes te mereces!

Descarga el ebook gratuito «Tu Hoja de Vida Perfecta» aquí

¿Qué te pareció este artículo? ¡Dime en los comentarios!

Un abrazo,

Gaby Sánchez
Psicóloga
CoFundadora de Positivamente