¿Has visto lo mal que se ve alguien cuando habla mal de alguien? ¿Te has puesto a pensar, que así mismo te vez tú?🤔

El mercado laboral está interconectado, así que la forma en la te expresas de tus compañeros, jefes y trabajo, te puede afectar grandemente. No solo puede truncarte oportunidades en el futuro, sino que también puedes dar una muy mala impresión con colegas y clientes.

Cuando nos quejamos y hablamos mal de los demás frente a otras personas, pensamos que nuestra actitud es independiente al tema que conversamos, sin embargo, por más racional que sean tus palabras, emocionalmente quien te ve también percibe tus emociones negativas e inconscientemente las repele.

Todo lo que has vivido en tu trabajo (tanto las experiencias positivas como las negativas) te ha traído hasta aquí. Pese a que no todo ha sido de tu agrado, estas vivencias te han brindado experiencias y crecimientos que no tienen precio.

Cuando, a pesar de las cosas negativas, decidimos reconocer las cosas positivas de nuestras experiencias laborales, le estamos dando valor a nuestro propio proceso. Como trabajadores, no somos independientes a las empresas, a los empleadores y los otros trabajadores; todos pertenecemos a un sistema.

Valorar tu proceso y trabajo al hablar bien frente a los demás, te proyecta como alguien agradecido y capaz de ver las oportunidades en donde otros solo ven problemas. Y este tipo de pensamiento positivo es muy codiciado por empresas con sistemas elevados de desarrollo por competencias.

Las empresas de alto nivel buscan colaboradores con la capacidad de auto-motivarse, que es parte de la inteligencia emocional y una habilidad que no se enseña en el entrenamiento técnico. Ser capaz de extraer las cosas positivas y valiosas de nuestras experiencias es una habilidad clave para el éxito.

Se agradecido con la vida, y así esta te seguirá brindando cosas maravillosas🌅

¿Quieres mejorar tu comunicación y conexiones en el ámbito profesional? ¡Hemos preparado un curso para ti! Míralo aquí