Uno debería examinarse a sí mismo un largo tiempo antes de pensar en condenar a otros. (Molière)