3 Hábitos Para Desarrollar Este Año Aún Si No Eres Disciplinado

¿Tan solo con escuchar la palabra hábito ya te da pereza? ¿Tan sólo el hecho de pensar hacer algo de forma constante todos los días ya es una tortura? Te entiendo, pasé por allí y lo viví. Todo empezó a mejorar cuando cambié el significado de hábito de mi mente y cuando encontré una pasión tan fuerte que me mantuviera motivado a ser disciplinado.

Y la verdad es que sin hábitos no hay paraíso. Tus hábitos te han traído hasta aquí y desarrollar nuevos te llevarán a donde quieres ir. Esto quiere decir que ya tu tienes hábitos, de hecho es imposible no tenerlos, ya que estos son rutas de comportamiento que nuestro cerebro crea para ahorrar energía y ser más eficiente.

Probablemente muchos de tus hábitos actuales (que no sabes que tienes) no son las mejores rutas de comportamiento que necesitas trazar y cursar para llegar a tus metas. Es por esto que te comparto tres hábitos que puedes comenzar a cultivar este año para mejorar tus resultados.

Crear Contenido

Sé que no suena al típico hábito, pero es igual de poderoso. Separar un tiempo en la semana para crear contenido y respetarlo es crucial para tu éxito. Ahora me puedes decir – Luis, yo no soy un blogger o emprendedor ¿Por qué me das este consejo? – Te explico.

Si eres un lector de nuestro blog, sabes que insistimos en que tengas una buena presencia profesional digital, porque allí es donde está el mercado profesional ahora mismo. Así que, no importa si eres asalariado, freelance o dueño de negocio, debes compartir contenido en tus redes.

Averigua cómo puedes potenciar tu perfil en linkedin.

Seguir Tu Horario

Crea tu propia estrategia de tiempo al armar un horario semanal que te permita hacer uso efectivo de tu tiempo y energía. Sí, sé que no suena para nada divertido regirte por un horario, pero ¿te digo algo? Entre más aspires a lograr, más tienes que hacer, y entre más tienes que hacer, más desafiante se vuelve hacer cada cosa bien hecha y con una buena salud mental.

Comienza con crear un horario semanal que incluya todo; desde el momento que te despiertas hasta el momento en que te vas a acostar a dormir, y no bromeo. Tienes que incluir tiempo para la pareja, para la familia, para los amigos y para divertirte, entre otros deberes contigo mismo que tu sabes que tienen que estar allí. No todo puede ser trabajo.

Cuando lo hagas te darás cuenta de dos cosas: Primero; tienes un tiempo limitado para trabajar, por lo que si no eres eficiente con tu esfuerzo, terminarás desbalanceándolo todo. Y segundo, habrán cosas que simplemente no podrás hacerlas tú, y tendrás que delegar o pausar para otra fase. Si no eres eficiente y priorizas terminarás siendo presa del tiempo.

Planificar el Ocio

La ansiedad nos lleva a querer trabajar sin parar lo cual nos desgasta y eventualmente nos hace menos productivos. No menosprecies divertirte.

Necesito que por tu bien, repitas esto conmigo en voz alta – «Yo necesito divertirme» – Y si lo dijiste felicidades, estás un paso más cerca de ser más exitoso o exitosa. Divertirte, relajarte y no hacer nada, está bien y es necesario. Siguiendo el consejo del horario, debes sacar tiempo para relajarte que no es negociable.

Tu éxito depende de este balance entre trabajo y diversión, es el principio básico de acción y reflexión. Es como la historia de los dos leñadores en una competencia para talar árboles ¿Quién ganó? el que se detenía periódicamente a afilar el hacha.

 

¡Te ayudamos a conseguir un mejor trabajo más rápido!

¿Sientes que con tantos cambios te estás quedando atrás profesionalmente? Y cómo no sentir incertidumbre, miedo y ansiedad con la semejante transformación por la cual hemos pasado. De hecho acabamos de pasar por un cambio de era.

¡Queremos ayudarte a conseguir esa oportunidad laboral que tanto ha esperado y que sabes te mereces!

Descarga el ebook gratuito «Tu Hoja de Vida Perfecta» aquí

¿Qué te pareció este artículo? ¡Dime en los comentarios!

Leer más

5 Pasos Para Hacer Tus Metas Sin Desmotivarte

¿Has sentido temor de ponerte metas por pensar que no te van a funcionar? Yo era uno de los que no me ponía metas. Porque si no tienes una meta, no puedes fracasarla, right? Así que si lo has pensado, créeme que te entiendo y quiero ayudarte a que lo veas de un punto de vista diferente.

Permíteme darte una idea de lo poderoso o poderosa que podrías llegar a ser si trabajas en base a metas:

Un estudio de la Universidad de Harvard reveló que las personas con metas son 10 veces más exitosas que aquellas sin metas, y los que escriben sus metas son aún 3 veces más exitosos sobre aquellos con metas no escritas.


Trabajar con base a metas cambió mi vida, y por eso, quiero compartirte la mejor fórmula que conozco para realizar metas, que casualmente la aprendí en un curso de Harvard por allá en el 2014 y que hoy en día es tan o más relevante.

¿Has escuchado sobre las metas SMART?

Es uno de los más reconocidos y exitosos para la mejora personal y profesional que se ofrece en la industria del coaching. Utilizando un marco aparentemente simple, proporciona una poderosa herramienta para maximizar el potencial interno a través de una serie de conversaciones de coaching secuencial

Specific – Específicas: ¿Ha sido el objetivo definido de forma precisa?

  • Al momento de escribir tu objetivo, evita el uso de palabras vagas para describirlo, en su lugar, procura formularlo en verbos claros que lo hagan sonar más concreto.
  • Es muy importante que pueas indicar el contexto de tu objetivo, es decir, aun que tu conozcas tu realidad tácitamente, escríbelo lo más específico y ajustado a tu vida que puedas.

Measurable – Medibles: ¿Puedo medir su resultado y avances?

  • Debes tener claro como comprobarás su logro.
  • Todo puede ser medible, hasta las cosas más abstractas. Debes hacerte a ti mismo las preguntas adecuadas para ayudarte a visualizar la forma de medirlo.
  • Por ejemplo, si deseas ser más feliz, preguntarte ¿Cómo esto se traduce en mi diario vivir? (Y la respuesta puede ser muy variada y se ajusta a la vida única de cada quien) y escribir cosas como: Llevarme mejor con mi familia, discutir menos en el trabajo, etc.
  • Y ya con esta respuesta, puedes buscar una forma de medirlo mejor como; Cantidad de veces que hablas con un familiar en la semana, cantidad de veces en las que ibas a discutir en el trabajo pero respiraste y reaccionaste mejor, etc.

Achievable – Alcanzables: ¿Cómo la voy a lograr?¿Es realista?

  • Definie los componentes de tu meta. Hay veces que una meta depende de que a su vez se cumplan otras más pequeñas.
  • Al diseccionarla de esta manera, te puedes dar cuenta si es realista o no que puedas lograrla.
  • En caso de objetivos empresariales, también puedes aclarar en esta parte, quién tiene responsabilidad sobre dichas metas que componen la gran meta.

Relevant – Relevantes: ¿Qué beneficios me trae cumplirla? ¿Cuánto vale lograrla?

  • Debes tener una misión clara, es decir; un propósito grande y magnífico que mueva cada célula de tu ser. Tus metas deben llevarte hacia allá.
  • Si la meta es muy buena desde el punto de vista lógico, pero no conecta contigo a nivel emocional, el nivel de deserción es muy elevado,  y problamente, termines desanimado y desechando la meta.
  • Si quieres conocer la fórmula para realizar tu misión, mira este artículo.

Time-Limited – Limitada por Tiempos: ¿Para cuando lo quiero lograr? ¿Cuándo voy a lograr cada hito?

  • Sin una fecha límite, no sería un meta sino tan solo un deseo informal.
  • En esta parte, puedes también establecer los tiempos de los pasos más pequeños. A veces cometemos el error de querer ir de 0 a 100 en cortos periodos de tiempo, y así no terminamos logrando nada.
  • El cerebro necesita ir paso a paso, obteniendo logros y satisfacción periodicamente.

    ¡Te ayudamos a conseguir un mejor trabajo más rápido!

    ¿Sientes que con tantos cambios te estás quedando atrás profesionalmente? Y cómo no sentir incertidumbre, miedo y ansiedad con la semejante transformación por la cual hemos pasado. De hecho acabamos de pasar por un cambio de era.

    ¡Queremos ayudarte a conseguir esa oportunidad laboral que tanto ha esperado y que sabes te mereces!

    Descarga el ebook gratuito «Tu Hoja de Vida Perfecta» aquí

    ¿Qué te pareció este artículo? ¡Dime en los comentarios!

Leer más

Cómo Planificar Tus Metas Sin Morir de Aburrimiento

¿Eres de los que no se ponen metas porque parece algo demasiado aburrido y cuadrado? Créeme, te entiendo. Y lastimosamente, en la educación tradicional no se nos enseña a trabajar en base a metas y mucho menos a hacerlo de una forma dinámica e realmente impactante.

Menos del 8% de las personas cumplen sus propósitos al finalizar el año, revela estudio de la Universidad de Scranton en Pensilvania.

Entonces, si intentamos e intentamos sin resultados ¿Cómo no sentir repelencia ante este tema de las metas? Cuando el cerebro no recibe estímulos de satisfacción al avanzar en un camino, lo desecha.

Por eso, nuestra misión con este artículo es que puedas aprender una nueva metodología para trabajar de forma planificada.

Planificación a 3 Niveles

En nuestro experiencia con nuestros clientes y estudiantes, nos hemos percatado que en la mayoría de los casos, aquellos que no tienen los resultados esperados de sus metas son los que no realizan una planificación en tres niveles:

  • Filosófico
  • Estratégico y
  • Táctico

Planificación a Nivel Filosófico

Aquí es donde das rienda suelta a tu cerebro emocional al pensamiento idealista. Es en este nivel donde se establecen los propósitos espléndidos y altruistas detrás de nuestras acciones.

También aplica para crear la «misión de ser» de personas, freelancers y negocios.

Si tienes una visión de aquel futuro hermoso al que aspiras llegar, es aquí también donde te detienes a visualizar y a plasmarlo por escrito.

Si, soñar es gratis y hay que hacerlo, no te contengas. Para no frustrarte, asegúrate de tener una buena concepción del tiempo, ya que a mayor el resultado, mayor el tiempo que toma, por lo que soñar de forma realista, nos ayuda a soñar mejor, planificar mejor y a no perder la motivación.

 

Planificación a Nivel Estratégico

Para llevar a cabo tus sueños y propósitos necesitas de una estrategia, y las estrategias son las metas. Las metas son el vehículo que nos lleva paso a paso hacia los resultados. Y lo clave de recalcar aquí es «paso a paso».

Las metas no son un brinco que te lleva de «0 a 100» en 1 segundo. Las metas son pasos guiados por una estrategia. A veces necesitamos de varias metas, o inclusive, una gran meta de la cual se derivan las demás.

Las buenas metas son S.M.A.R.T., lo que quiere decir:

  • Specific – Específicas: ¿Ha sido el objetivo definido de forma precisa?
  • Measurable – Medibles: ¿Puedo medir su resultado y avances?
  • Achievable – Alcanzables: ¿Cómo la voy a lograr?¿Es realista?
  • Relevant – Relevantes: ¿Qué beneficios me trae cumplirla? ¿Cuánto vale lograrla?
  • Time-Limited – Limitada por Tiempos: ¿Para cuando lo quiero lograr? ¿Cuándo voy a lograr cada hito?

Planificación a Nivel Táctico

Lo táctico es lo último que vas a definir pero es lo primero en comenzar a hacer en tu vida. Lo táctico son todos esos pasos que hacen posible que se cumpla una meta, o los sub-objetivos de una meta.

Ejemplos de acciones tácticas serían:

  • ¿Qué curso(s) vas a tomar?
  • ¿Qué habilidad(es) vas a  pulir?
  • ¿Qué hábito(s) quieres cultivar?
  • ¿Qué clase de mentor(es) necesitas para desarrollarte?
  • ¿Cómo va a hacer mi horario para administrar mi tiempo?
  • ¿Cuánto tiempo le voy a dedicar a cada cosa?
  • ¿Qué días específicos me encargaré de x o y cosa?
  • Y más, pero ya tienes la idea.

¡Te ayudamos a conseguir un mejor trabajo más rápido!

¿Sientes que con tantos cambios te estás quedando atrás profesionalmente? Y cómo no sentir incertidumbre, miedo y ansiedad con la semejante transformación por la cual hemos pasado. De hecho acabamos de pasar por un cambio de era.

¡Queremos ayudarte a conseguir esa oportunidad laboral que tanto ha esperado y que sabes te mereces!

Descarga el ebook gratuito «Tu Hoja de Vida Perfecta» aquí

¿Qué te pareció este artículo? ¡Dime en los comentarios!

Leer más