Si lideras a un equipo sabes que no es tarea fácil. Cada uno de tus colaboradores, con su carácter especial y su forma de ser compleja, lo hace uno de los mayores desafíos de tu carrera.

Expertos en liderazgo en todo el mundo coinciden en algo: el liderazgo es influencia. Y el buen líder es una buena influencia para sus colaboradores; los acompaña a crecer en los desafíos profesionales, los apoya cuando tienen miedo y les enseña lo que sabe.

Un líder es más allá que el arquetipo típico del general temerario que va de primero hacia el enemigo. El líder también es un ser humano contemplativo, observador, reflexivo y estratega. Polos opuestos en una sola persona, sí. Ser líder no es fácil.

Por eso, un buen líder debe:

También te puede interesar el artículo: «¿Se Puede Ser Líder y Buena Persona a la Vez?»

Escuchar Más, Dictar Menos

En esto, un líder se comporta mucho como un coach, alguien que escucha activamente y hace muy buenas preguntas que lleven a soluciones valiosas.

Es algo así como en esta famosa película, Inception, en donde explicaban que plantar una idea propia en la mente de alguien más es muy difícil ya que ponemos mayor resistencia. Pero en cambio, cuando nosotros mismos la generamos, la tendemos a aceptar casi siempre.

Es por esto, que es importante saber llevar a las personas a descubrir algo que ya tu como líder sabes, pero sin hacer conflicto con su ego y valorando su proceso de evolución personal. Escuchar y hacer preguntas, entonces, sirven poderosamente para este fin.

Negociar Más, Disciplinar Menos

Napoleón Bonaparte decía “Un líder es un negociador de esperanzas”. Había ya escuchado su frase célebre, pero hasta hace muy poco fue que la entendí en otra dimensión.

Si duda alguna, llevar a los colaboradores hacia el logro, es un camino de negociación. Al final del día, todos somos personas y tenemos necesidades y aspiraciones personales que nos motivan a comportarnos de determinada manera.

Un buen líder pues, no puede simplemente ignorar estas motivaciones y decir algo como “tus problemas los dejas en la puerta de tu casa al salir” o “tus problemas los guardas en tu locker del trabajo”.

Los colaboradores trabajan para la empresa, sí, pero harán mucho más por su líder si este es capaz de interesarse genuinamente por sus necesidades y anhelos. Un líder exige resultados, y un buen líder los negocia en una relación ganar-ganar.

¡Te ayudamos a conseguir un mejor trabajo más rápido!

¿Sientes que con tantos cambios te estás quedando atrás profesionalmente? Y cómo no sentir incertidumbre, miedo y ansiedad con la semejante transformación por la cual hemos pasado. De hecho acabamos de pasar por un cambio de era.

¡Queremos ayudarte a conseguir esa oportunidad laboral que tanto ha esperado y que sabes te mereces!

Descarga el ebook gratuito «Tu Hoja de Vida Perfecta» aquí

¿Qué te pareció este artículo? ¡Dime en los comentarios!